Aunque todo sea un bonito cuento, la ilusión de los niños nunca se puede defraudar.

Mi gato "vigilante"

Preparando el chocolate